Noticias

El cerebro del hincha: fútbol como modelo de afiliación y conflictividad intergrupal

El investigador Francisco Zamorano presentó los resultados preliminares del estudio que busca identificar los mecanismos cognitivos y neurobiológicos que actúan en la cohesión social. Particularmente, analizó cómo se comporta el cerebro de fanáticos ante la victoria y derrota de sus equipos.

 

En la sociedad moderna las personas se organizan en diferentes grupos sociales, de los cuales derivan beneficios materiales, simbólicos y emocionales. El fútbol, y el fanatismo de los hinchas, constituye uno de estos potentes modelos de afiliación social que el Doctor en Ciencias Médicas Francisco Zamorano comenzó a estudiar el 2019 en el marco del proyecto Fondecyt “Mecanismos cognitivos y neurobiológicos de la cohesión social: fútbol como modelo de afiliación y conflictividad grupal” (1190513).

A fines de marzo, el neurocientífico presentó los avances del trabajo que busca mejorar la comprensión del papel que tienen los mecanismos neurobiológicos subyacentes al control conductual en hinchas del fútbol, y cómo varían las conductas de cooperación y competencia intra e intergrupales en diferentes contextos de afiliación social.

“El futbol es una actividad periódica de la que no podemos quedar indiferente, los países se paralizan cada 4 años. Islandia movilizó al 10% de su población a ver a su selección en el último Mundial, por lo que la pregunta que buscamos responder es ¿de dónde viene este poder afiliativo?”, señaló el investigador del CICS.

El resultado de la primera parte del estudio identificó los circuitos asociados a la recompensa de la afiliación a partir de la medición de la actividad cerebral de los hinchas. Para ello, mediante resonancia magnética monitorearon cómo se comportaba el cerebro de los voluntarios mientras observaban goles de su equipo (positivo) y a su equipo (negativo).

En los casos que su equipo le gana al rival observaron la activación del sistema de recompensa, que libera dopamina. En tanto, cuando su equipo pierde ante el rival, observaron “la activación de la red de mentalización, se libera cortisol y se produce una introspección activa. Se desactiva la región del cingulado anterior, que conecta la parte emocional con las zonas encargadas del comportamiento normativo”, describió Zamorano.

Y agregó que, “si bien esto son resultados de laboratorio, y por lo tanto en un espacio controlado en lugar de un estadio lleno de gente, se observa el efecto sobre este hub que permite regular las emociones o, simplemente, sucumbir a ellas (…) Esa es la potencia y el rol que tienen las agrupaciones sociales y la afiliación. También existe el lado negativo, que devienen en violencia masiva, e incluso en muertes asociada a la pérdida en el fútbol”.

Este comportamiento, explicó la investigadora Patricia Soto-Icaza, se relaciona con la pérdida del control cognitivo y su rol en las interacciones sociales. “La trayectoria típica y atípica del desarrollo del control cognitivo no es un proceso “todo o nada”, sino que es dinámica, multivariado y en constante construcción/cambio/consolidación durante toda la vida”, señaló la Doctora en Neurociencias.

Este control, añadió, dependerá tanto de los factores de riesgo y factores protectores (condiciones que incrementan o disminuyen la probabilidad de una conducta no deseada), como de la vulnerabilidad (predisposición a desarrollar alteraciones frente a situaciones o eventos estresantes) y resiliencia (capacidad del individuo de sobreponerse a situaciones adversas y salir fortalecido de ellas) de la persona.

El proyecto, desarrollado junto a los investigadores CICS Dr. Pablo Billeke y Dr. Carlos Rodríguez-Sickert, se enmarca en los esfuerzos por entender los mecanismos detrás de la conflictividad social, utilizando el fútbol como modelo de afiliación y conflictividad intergrupal, lo que finalmente contribuirá en el desarrollo de mejores estrategias de intervención y educación para prevenir conflictos derivados del antagonismo intergrupal.


Logo CNA

Acreditado por Acreditado años